No obligues a nadie a quedarse (ver más...)



No obligues a nadie a quedarse,
mejor oblígalos a irse;
quien insista en quedarse
es quien vale la pena