La fuerza no



La fuerza no viene de la 
capacidad corporal,
sino de la voluntad del alma.