A veces



A veces, cuando renuncias a alguien
no es porque no te importa, sino porque
te das cuenta  que no le importas