Que bondadoso ha sido el señor